Una historia de Ballenas

Hay un relato que me parece interesante sobre los vascos y su relación con el arte de la pesca de la ballena, por aquellos años del señor del 1200 (  aunque se conoce, que para el 900 , la pesca del cetáceo ya se había generalizado en el cantábrico ). Nos lo cuenta Pedro de Anasagasti en su libro ” Historia general de la villa de Bermeo ) .

Uno de los grandes empujes de la pesquería de la ballena lo protagonizo el invento de la brújula ( siglo XII ), lo que envalentono a los intrépidos marinos a penetrar en mares más profundos.

Para que tanto sufrimiento? que nos aportaba?……………………………….El negocio de la ballena era amplisimo y ocupaba diversos sectores de la sociedad, por un lado los astilleros debían preparar naves más amplias y seguras para poder hacer frente a moles de 40 toneladas y hasta 20 metros de longitud, capaces de provocar un naufragio con solo una aletada o coletazo. El avituallamiento de estas naves, que salían para meses´suponía el movimiento comercial de diversos productos salados, líquidos y panes secos o galletas, suficientes para mantener a la tripulación durante tan largas campañas. Y la preparación de artes, velas, arpones, redes, cordeles, que empleaban a centenares de personas de las más diversas artesanías. Era toda la villa la que preparaba estos viajes y la que vivía de los cetáceos.

Aparte de la preparación minuciosa y compleja de una nave de pesca de ballena, su aportación a la villa constituía un auténtico acontecimiento. Cuando varaba el cetáceo en la marisma, el atónito se apoderaba del pueblo entero era toda una mole gigantesca, mayor que la misma nave que la había capturado, con sus montañas de grasa.El despiece de la ballena era todo un acontecimiento unos cuantos peritos encaramados sobre la ballena, con picos , cuchillos y hachas tenían que separar las diversas partes, todas ellas muy aprovechables.Los bloques de grasa eran derretidos para llenar numerosos toneles que conservaran para múltiples aprovechamientos: para alimento, iluminación, creación de productos de limpieza, velas, sebos diversos; un olor acre, que fragelaba las gargantas surgía del grueso humo gris de la cocción.

La carne, cortada en largas y numerosas porciones se extendía sobre el muelle o la hierba circundante para poder ser salada convenientemente y conservada para cualquier oportunidad. Se seleccionaban las barbas o ballenas de variadísimas aplicaciones para telas, armaduras de corsés, trajes y sombreros, abanicos, mangos de cuchillos y utensilios varios: era una materia prima cuyas aplicaciones comerciales eran numerosas. Las formidables costillas eran excelentes vigas y sostenes para la construcción.Y sus vértebras  eran muy cotizadas para la fabricación de sillas, asientos y sofás.

Os dejo unas imágenes de ballenas en Sidney ( Julio del 2011 ).

Esta entrada fue publicada en Curiosidades marinas, La Filmoteca de Abordo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>